Jeremías 17:5, ¿Cual Es La Interpretación Correcta?

El versículo Jeremías 17: 5, por años ha sido mal interpretado, lo han utilizado como una excusa para no cumplir un principio de reino, como lo es estar bajo sujeción en la congregación. Muchos hijos de Dios lo han tomado por conveniencia personal y de esta manera se escudan para evitar estar bajo autoridad en la congregación, utilizando una interpretación fuera de contexto.

Cuando jeremías dijo que maldito el hombre que confié en otro hombre se refería a nuestra autosuficiencia e independencia fuera de Dios.

Jeremías 17:5, así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová.

¿Por que caímos en maldición?

Dios es santo y no puede mirar el pecado, mientras que el hombre es un pecador, que tiene una naturaleza caída, que está en enemistad con Dios. Este estado de cosas causó una total y eterna separación entre Dios y el hombre – y entre el hombre y Dios.

Cuando Adán pecó… él, y toda su generación fueron maldecidos, causando que el hombre llegara a ser autodependiente en vez de permanecer dependiente de Dios. Los corazones de los hombres se apartaron del Señor y se obsesionaron con una fe centrada en el hombre, en lugar de una confianza centrada en Dios.

En vez de caminar con su Creador en el fresco de la tarde, y disfrutar de la comunión con el Señor, Adán se escondió del rostro de Dios, porque tenía miedo y vergüenza, y su corazón enfocado en Dios fue reemplazado por un alma egocéntrica, (en el super hombre) que se basaba en sus propias habilidades carnales, en vez de depender de la provisión todopoderosa del Señor.

Pero Dios, en Su gracia, eligió redimir a la humanidad, enviando a un hombre-redentor. Él escogió a Israel, de todas las naciones, para ser el pueblo, a través del cual nacería el Mesías prometido, y a través de Él, todas las familias de la tierra serían bendecidas.

Interpretación de Jeremías 17:5

Así que Dios hizo un pacto con Israel… que ellos serían Su pueblo y Él sería su Dios, pero el pacto estaba condicionado a su obediencia y fe, y desde el principio, ellos apartaron sus corazones del Señor. No confiaron en Sus promesas y se negaron a obedecer Su palabra.

La idolatría de Israel empeoró con el paso de los siglos, y despreciaron a su Dios misericordioso y despreciaron sus preciosas promesas. Apartaron sus corazones del Señor… prefiriendo confiar en su propia sabiduría y fuerza, mientras perseguían a los falsos dioses de las naciones circundantes, y confiaban en las huecas alianzas de los reyes paganos, en vez de depender del Señor su Dios.

Jeremías fue uno de los profetas que fue llamado para castigar a los israelitas y advertirles de las graves consecuencias de su grosera idolatría y su continua incredulidad.

¿Por qué fueron tan duras las palabras de Dios a través Jeremías 17: 5?

Maldito sea el hombre que pone su confianza en la humanidad, fue la dura advertencia de Jeremías al pueblo de Israel. Maldito sea el hombre que confía en su propia fuerza, en vez de en el poder del Señor, continuó. Maldito sea el hombre cuyo corazón se aparta del Señor, su Dios, fue el grito suplicante de este afligido profeta, que sabía que un terrible desastre caería sobre la nación, que se apartó del Señor su Dios.

Cuando un hombre no regenerado cae en las manos de un Dios enojado, es algo terrible… pero cuando es el pueblo de Dios, quien escoge hacer alianzas con naciones no regeneradas, en vez de confiar en el Dios de su salvación, quien los compró con Su preciosa sangre – es en verdad, una acusación escandalosa.

Es fácil mirar con desdén la apostasía de Israel, como la describe Jeremías… o criticar a aquellos en la Creyentes que se desvían del camino de la justicia. Pero no deberíamos examinar primero nuestro propio camino cristiano, y considerar dónde hemos puesto nuestra confianza… y en quién hemos anclado nuestra esperanza.

¿En que tienes la mirada puesta?

¿Confiamos en las obras del hombre o ponemos nuestra fe en la fuerza de los logros carnales? ¿Ponemos nuestra confianza en nuestro saldo bancario, en nuestras habilidades de negociación o en la provisión de nuestro gobierno? ¿Ponemos nuestra esperanza en nuestras capacidades personales, en los logros del hombre, en las obras de la carne o en las alianzas impías? O, ¿confiamos en el Señor nuestro Dios con todo nuestro corazón y ponemos nuestra esperanza en su amor indefectible y en la provisión prometida?

Reflexione en Jeremías 17: 5

Debemos reflexionar y pedirle a nuestro Padre que nos muestre en que estamos depositando nuestra confianza. ¿Confiamos más en el gobernante de nuestra nación, y no en la provisión que viene de nuestro amado padre? ¿Nuestra fe esta en un hombre o en él que diseño al hombre? El hombre comete errores, así que no podemos idolatrar a un hombre, debemos caminar en la verdad sabiendo que Dios es la fuente de todo, y él ha llamado a estar bajo paternidad, bajo autoridad, es un principio de reino, solo que debes tener entendimiento y aprender a diferenciar en idolatrar y honrar, son dos cosas muy distintas.

Te invito a leer también: ¿Qué Son Las Parábolas De La Biblia? y Cuales Son Las Parábolas De Jesús

  • Dios le bendiga 
Compartir es sinónimo de bondad. Sé bondados@

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba