Romanos 8, ¿Qué significa? Características Y Conclusión

Antes de dar la representación de Romanos 8, quisiera proporcionarles un pequeño resumen del libro de los romanos. El libro de Romanos; es la descripción más larga, estructurada y detallada del estudio cristiano del Nuevo Testamento. Pablo expone el núcleo del mensaje del evangelio: la salvación por la gracia a través de la fe únicamente. Su intención es explicar las buenas nuevas de Jesucristo en términos precisos y claros. Como parte de este esfuerzo, Pablo aborda los conflictos entre la ley y la gracia, entre judíos y gentiles, y entre el pecado y la justicia. Como es común en sus escritos, Pablo cierra su carta con una serie de aplicaciones prácticas.

¿Qué significa Romanos 8

¿Qué significa Romanos 8 ?

Romanos 8 es uno de los capítulos más queridos de toda la Escritura. Pablo comienza y termina este pasaje con declaraciones sobre la confianza total de los que están en Cristo. Primero, no hay ninguna condena, para los que están en Cristo. Por último, nada podrá separarnos del amor de Dios por nosotros en Cristo. Con esto, se refiere a aquellos que han sido salvados por su fe en Jesús (Romanos 3:23-26). Como la Escritura deja claro, la promesa de salvación sólo se da a aquellos que creen en Cristo (Juan 3:16-18).

Los que rechazan a Jesús rechazan a Dios (Juan 8:19), y no se salvarán (Juan 3:36). Para los que llegan a la fe, su salvación es absolutamente segura (Juan 10:28-29). Las dificultades pueden poner a prueba su fe y fortalecerla (Hebreos 12:3-11), pero nunca implican que Dios haya abandonado a sus hijos (1 Juan 3:1). Entre estos, Pablo argumenta por qué esto es cierto.

Comienza con otra explicación sencilla del evangelio, las buenas noticias de Dios sobre la vida de su Hijo en la tierra como hombre y la muerte en la tierra por nuestro pecado. Eso permitió que se cumpliera la ley y se hiciera justicia por el pecado humano. Aquellos que llegan a la fe en Cristo son descritos como viviendo de acuerdo al Espíritu Santo de Dios. Ya no vivimos según la carne, como todos los no cristianos.

Aquellos en la carne, la forma en que el mundo vive para sí mismo antes y por encima de todo, son hostiles a Dios. No pueden complacerlo (Romanos 8:1-8).

El Espíritu de Dios vive en cada cristiano

El testimonio de ser verdaderos cristianos es aprender a andar guiados por el espíritu. Cuando aceptamos a Jesús en nuestros corazones el espíritu santo vine a vivir en nosotros.

Romanos 8:9-11

Este Espíritu de Dios no es un espíritu de esclavitud

Dios no nos salvó simplemente para obligarnos a cumplir sus órdenes. En cambio, este Espíritu es un espíritu de adopción. Dios nos hace sus hijos e hijas. Su Espíritu nos hace capaces de clamar a Dios como un niño pequeño clama a su padre. Como somos herederos de Dios, compartiremos todas las glorias del reino de Dios con Cristo para siempre (Romanos 8:12-17).

También compartimos el sufrimiento de Cristo, incluyendo el sufrimiento diario de vivir en este planeta caído. Pablo se apresura a decir que nuestro sufrimiento aquí y ahora no vale la pena compararlo con las glorias de la eternidad, pero no dice que este sufrimiento no duela. De hecho, Pablo escribe que gemimos junto con toda la creación bajo las consecuencias del pecado.

Todos estamos esperando, la creación espera que los hijos de Dios se revelen y que todo se arregle una vez más. Nosotros, los hijos de Dios, esperamos que nuestra adopción sea completa en la redención de nuestros cuerpos. Cuando eso suceda, podremos estar con nuestro Padre (Romanos 8:18-25).

Hasta entonces, esperamos y sufrimos. Pero no lo hacemos solos. Dios está con nosotros espiritualmente en la forma de su Espíritu Santo, que nos ayuda de muchas maneras diferentes. Por un lado, ayuda a llevar nuestras oraciones, incluso las no formadas, a los oídos de Dios. El Espíritu intercede por nosotros ante un Dios que está escudriñando nuestros corazones (Romanos 8:26-27).

Mientras esperamos, también podemos estar absolutamente seguros de una cosa: Nuestro Dios es para nosotros. Él está trabajando en todas las circunstancias para nuestro bien final.

Nos eligió antes de que lo conociéramos y nos destinó a ser llamados, justificados y glorificados (Romanos 8:28-30).

El que Dios esté por nosotros significa que nadie puede nunca traer ninguna acusación contra nosotros y hacerla exitosa. Dios ya nos ha justificado. Cristo intercedió por nosotros porque pagó por todos y cada uno de los pecados con su propia sangre (Romanos 8:31-36).

Eso nos trae de vuelta a donde empezamos. Nada, no importa cuán terrible, no importa cuán poderoso, puede separarnos de ninguna manera del amor de Dios por nosotros en Cristo (Romanos 8:37-39).

Características de Romanos 8, "Libres de la ley del pecado"

  • Romanos 8:1- 9 Pablo abre una representación de la vida en el espíritu. Primero expone que el espíritu consolida la victoria y forja en potencia la integridad.
  • Ahora por tanto: adecuado al hecho de la salvación por la fe claramente, pero tomando en cuenta únicamente los grandes caminos de la obra liberadora de Cristo, los cristianos son redimidos del juicio e Dios.
  • Romanos 8: 2, La ley no se trata aquí a los mandatos morales de Dios manifiestos en el antiguo testamento, sino a la configuración como procede el espíritu de vida, el espíritu santo, en nuestras vidas, quebrantando la supremacía de la antigua ley del pecado y de la muerte
  • Romanos 8: 3 No obstante entregada por Dios, la ley (el código escrito del antiguo testamento), era trascendental para establecer que la humanidad obedeciera con sus demandas, porque ello dependía de la pecaminosa naturaleza humana. En similitud de carne de pecado: La esencia humana de Jesús era verdadera, pero sin pecado.
  • Romanos 8: 4 Pablo personifica dos modos de vida que son el foco de toda su conclusión.  Andar de acuerdo a la carne es perseguir los deseos de la vida vieja. Andar unánime al espíritu  es dejar que sea el espíritu santo quien lo direccione, para vivir agrando a Dios  y haciendo Su voluntad.
  • Romanos 8: 5 Pablo tiene la expectativa de que los cristianos vivan habitualmente en las cosas del espíritu. Esto considera la santidad, no únicamente en la conducta y las palabras, sino igualmente en los pensamientos que se alojan en nuestra mente cada instante del día.
  • Romanos 8: 8 Los que viven según la carne determina la inclinación de las personas  y es un proceder más activo de sintetizar la acción de caminar en pecado. De ahí la expresión se enlaza a los incrédulos, que no logran agradar a Dios. Esto no se atribuye a los creyentes, como manifiesta el próximo versículo.
  • Romanos 8: 9 No es de él: En todos los cristianos vive el Espíritu santo.  El que no posea el espíritu santo no es cristiano. Sin embargo Pablo dice que los cristianos coexisten según el espíritu, asimismo indica que de período en período puede que caminen “conforme a la carne”

Conclusión

Cuando llegamos a los pies de Cristo nuestra vieja manera de caminar en el mundo debe cambiar, debemos dejar que sea él quien nos lleve en un nuevo caminar, el caminar a través  del espíritu santo de Dios. Quizás al principio no sea tan sencillo dejar el viejo hombre, dejar el sistema del mundo por el que la carne estuvo regido por mucho tiempo, pero tenemos la clave. Comenzar a caminar y vivir en la obediencia del espíritu. Para que nuestra voluntad se sujete a la voluntad del padre.

  • Bendiciones

 

Te invito a leer también: Jeremías 17:5, ¿Cual Es La Interpretación Correcta?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go up