6 Maneras De Alcanzar El Corazón De Dios En Oración E Intimidad

Aquí encontraras seis maneras de alcanzar el corazón de Dios en oración e intimidad. Cuando comenzamos a poner en práctica estos consejos, descubrimos cómo orar con más persistencia, humildad y audacia, superar los obstáculos comunes para una oración eficaz y combinar la reverencia, la expectativa y un tenaz control de las promesas de Dios.

El Corazón de Dios

1. Acércate a Dios y Él se acercará a ti

La Biblia nos dice: "Mirad a Jehová y a su fortaleza; buscad siempre su rostro" (1 Crónicas 16:11). Como cristianos, sabemos que el Dios todopoderoso del universo nos ama y quiere hablar con nosotros, pero no siempre parece así. Cuando no podemos escuchar Su voz, comenzamos a preguntarnos por qué la oración es tan difícil a veces y por qué algunas de nuestras oraciones quedan sin respuesta. Es importante que oremos con confianza y alegría, acercándonos a Dios como su hijo amado.

2. Reconocer que necesitamos a Dios

Una relación con Dios es la mejor relación que puedes tener. Uno de los primeros pasos para alcanzar el corazón de Dios y obtener una relación más cercana con Él es admitir que lo necesitas en tu vida. La realidad es que no podemos hacer todo por nuestra cuenta, así que admitir esto no sólo mostrará un sentido de humildad en tu vida, sino que también le mostrará a Dios que tienes fe en Su fuerza y Sus promesas. Cuanto más te acerques a Dios, menos espacio habrá para que nada se interponga entre tú y él.

3. Debemos someternos a la voluntad de Dios

Como cristianos, queremos prevalecer en la batalla espiritual. La Biblia nos dice: "Someteos, pues, a Dios". Resistan al diablo y él huirá de ustedes" (Santiago 4:7).

Queremos poder en nuestras oraciones y queremos ver resultados. Tenemos sueños y deseos que queremos ver cumplidos. Sin embargo, a veces nuestras oraciones pueden sentirse como si estuvieran rebotando en el techo o sin ser contestadas. Es importante recordar en estos momentos que Dios a veces retrasa el avance para que pueda prepararnos para administrar el regalo o la oportunidad que está a punto de confiarnos.

A veces, nos hace esperar porque nos está preparando. Pero otras veces, somos nuestro propio estorbo para nuestras oraciones no contestadas. Nuestras elecciones son a menudo los mayores obstáculos. La oración se trata, en última instancia, de llegar a ser lo que estás destinado a ser en Cristo. Cuando nos sometemos a Dios, no sólo escuchamos lo que Dios nos dice, sino que también descubrimos quién quiere que seamos.

4. Vivir en la realidad del amor de Dios

¿Estás arraigado y establecido en el amor? Puede que no siempre sientas o creas que lo estás, pero debido a que estás en Cristo, estás establecido en Él. La meta es caminar, hablar y vivir en la realidad del amor de Dios, un amor que nos arraiga y establece a pesar de las tormentas que enfrentamos. La palabra de Dios nos dice:

"Dios es amor y todos los que viven en el amor viven en Dios, y Dios vive en ellos" (Juan 4:16).

Dios no se sorprende en lo más mínimo ni se toma por sorpresa las tormentas que usted está enfrentando hoy en día; Su amor es más grande que cualquier cosa que usted esté atravesando. Ser lleno a la medida de toda la plenitud de Dios, y ser lleno del amor todopoderoso de Cristo es ser transformado de adentro hacia afuera. Es atreverse a venir audaz-mente a la gran presencia de Dios y pedirle lo imposible, inalcanzable e inconcebible.

Haga de la Biblia el centro de su vida de oración

¿Quieres ver un impacto, una transformación de vida y una bendición que nunca pensaste que fuera posible? ¿Quieres recibir respuestas del tamaño de Dios y del nivel del Reino a tus oraciones? No hay mejor lugar para pasar las páginas del increíble, inspirado y ungido libro de oración de Dios. La Biblia nos dice: "Toda palabra de Dios es pura, Él es un escudo para los que en Él confían" (Proverbios 30:5).

Comprométase ahora mismo a hacer de su Biblia el centro de su vida. Haga la declaración de que no importa lo que usted esté enfrentando ahora mismo, usted puede recurrir a la Escritura y descubrir que Dios está escribiendo una historia más grande con su vida, y sus circunstancias no tendrán la última palabra.

Negarnos a dejar a Dios solo

Dale a Dios el deseo de Su corazón. El mayor deseo de Dios es estar contigo, pasar tiempo con su creación. Debemos comprometernos en amor y  formar un hábito de comunicación con nuestro Padre Celestial, que se convierta en una dependencia genuina y sea permanente en nuestra vida. Hablemos con el Señor sobre el deseo de estar con Él. Al expresar el compromiso, siempre recordaremos a que lo mas importante es tener un caminar fructífero con nuestro amado Padre, hijo y espíritu santo.

Debemos encontrar tiempo dedicado para estar en comunión con Él. Cosas milagrosas comenzarán a suceder cuando nos neguemos a dejar a Dios en paz. Si nos comprometemos en amor  a orar, adorarlo, conocer su corazón, tendremos los cielos abiertos para presenciar una vida abundante que sera desatada por los cielos.

Mantenga su fe en la soberanía de Dios

La Biblia promete que "El que comenzó en ti la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús" (Filipenses 1:6).

Debido a esto, tenemos que basar nuestra fe en la soberanía de Dios - lo que Él ha hecho y está haciendo en nuestras vidas en vez de en nuestros sentimientos.

En la escritura encontramos lo siguiente: 

"Si somos incrédulos, él permanecerá fiel, porque no puede negarse a sí mismo" (2 Timoteo 2:13).

Aunque su fe se esté desvaneciendo, Dios permanece fiel a usted. Su compromiso con usted nunca cambia. Esto tampoco significa que debamos ignorar completamente nuestros sentimientos. A veces nuestros sentimientos son una buena indicación de dónde estamos espiritualmente.

Conclusión 

Dios nos invita a un diálogo íntimo y profundo con Él. Cuando nos comunicamos con Él, podemos empezar a experimentar movimiento en nuestras vidas y conocer su abrumador gozo, poder y paz. Ponga en práctica estos consejos y comience a experimentar la presencia de Dios mientras Él fortalece su fe, anima su corazón y cambia su perspectiva.

Te invito a leer también:Cómo Orar Por Los Hijos De Manera Profética Y Efectiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go up